viernes, 15 de julio de 2011

De la toreria a la enfermeria.


Una vez más, lo que importa es la cantidad y no la calidad, ahora en el toreo moderno, se impone la estética estática, el toreo ecléctico, la cantidad de pases toreando entre líneas….
Los detalles buenos, de torería con sabor añejo nos los dejo Juan Mora, que en su primero nos deleitó a la verónica como solo un torero con regusto sabe hacerlo. Pero lo peor de la tarde vino en su segundo, un toro de Cuvillo que se le coló por encima de la esclavina del capote rompiéndole la bolsa escrotal,  pero este Juan Mora, como si quisiese abrirse camino en esta jungla no dudo en plantarle faena con la muleta donde nos deleitó con muletazos de buen gusto y torería, pero la mala suerte quiso que este Cuvillo le cornease cuando Juan se preparaba para darle el pase de pecho, y como resultado una cornada con 2 trayectorias, una de 20 cm y otra de 15 de pronóstico grave.

 Julia López con el 5º de Cuvillo, que si es cierto de que no fue un toro bravo, si fue un toro propicio para dicha faena, Julián supo darle la medicina que requería el astado para conseguir tandas ligadas y así poder llegar al tendido, que una vez más se rindió ante su tauromaquia, y es que este público de Pamplona ya le tiene totalmente consagrado como figura indiscutible de sus ferias, y es que  ya van 7 años consecutivos imponiendo su ley.

Sebastián Castella en su única tarde, deambulo por la plaza como si de un fantasma se tratase, cierto es que sus 2 toros de Cuvillo no tenían cualidades de lo que es un toro bravo,  pero cierto es que este Castella apático, ni los vio ni los hizo por ver.
Del ganado mejor ni hablar, no dudo que Cuvillo tenga toros buenos en el campo, no dudo de su buen hacer como ganadero, no dudo de que quiera estar colocado en todas las grandes ferias, pero Don Álvaro, a Pamplona hay que ir con otros toros,  hay que llevar lo mejor de la despensa, y es que en esto de los toros lo que hoy es blanco mañana es negro, y quizás su ambición de tener una camada muy larga le esté haciendo pasar por momentos que no tendría que pasar como ganadero en ciertas plazas. Madrid requiere un toro, Pamplona requiere otro toro

5 comentarios:

Scotty dijo...

Enhorabuena por tu blog, cuvillo da asco, juli tambien y como siempre tabaco para los que hacen las cosas con verdad...!!

un saludo

Diego Cervera Garcia dijo...

Scotty:
muchas gracias y bienvenido a tu casa.
Lo de Álvaro Nuñez es mas que preocupante, no sirve de nada una ganaderia tan larga como tiene si luego no es capaz de lidiar toros en plaza de primera, pero Scotty, por romper una lanza a favor de este ganadero, la ultima palabra y como siempre la tiene el presidente que preside la corrida pasando antes por los veterinarios.
Julian me mata con su tauromaquia, que mas que torear parece que esta tirando de una soga para sacar agua de un pozo.
Y como siempre los buenos toreros se llevan el tabacazo.

Yo pienso una cosa, y cada vez me reafirmo mas,torear es sentirse, ser capaz, crear arte, llenar el escenario, emocionar, tener broncas, reconciliaciones, pero sobre todo toreria, eso no sabria como definirlo, y la toreria o se nace con ella o no se aprende en ninguna escuela y mucho menos se compra en las tiendas, con lo cual el Juli no desprende esa esencia, ni el Juli ni muchos otros del escalafon, pero si son triunfadores por numeros de orejas cortadas, con lo cual, cada uno sabe lo que le gusta y lo que quiere.
Scotty un abrazo y ya sabes, aqui esta tu casa para que comentes lo que quieras sin remilgos y echando la pata "pa"lante.

Iván dijo...

Diego, muy de acuerdo con lo que mencionas.
Mira, hay veces que a mi me basta con ver cuatro cosas en una plaza de toros y ayer eso se resumió en la manera de empezar la faena de la forma que lo hizo Juan Mora en su segundo con la muleta.
Eso vale más, que media feria.
Abrazo!

Diego Cervera Garcia dijo...

Iván:
de tu a tu, y con la verdad por delante.
¿no te dio la sensación de ver a Juan Mora con ganas de gustar y como de tener que ganarse contratos para mandar en todo esto?
eso si, con la toreria y el reposo de un torero añejo, de esos que dejan un perfume a toreria en la plaza y en las memorias dificiles de olvidar.

Anónimo dijo...

Mierdas de orejas que corta El Juli,el eterno niño torero y su julipie